Abono casero para plantas: tipos y cómo hacerlo

<a href=abono casero para plantas.” height=”360″ src=”https://estaticos-cdn.elperiodico.com/clip/7639fa81-2628-424d-8cd5-71f6aa3ab06d_alta-libre-aspect-ratio_default_0.jpg” title=”Abono casero para plantas.” width=”640″/>

Abono casero para plantas. /
123RF

Las plantas necesitan de nutrientes y fertilizantes para desarrollarse correctamente. Por eso es importante abonarlas, nutrirlas y cuidarlas, ya sean plantas de interior o de exterior.

Lo habitual es acudir a un supermercado o una tienda de jardinería especializada y adquirir un abono, pero un fertilizante químico puede acabar dañando a las plantas.

Fertilizante orgánico

Y siempre es mucho mejor preparar un fertilizante orgánico para que las plantas estén sanas y bien nutridas.

Teresa del Río, experta en ecofisiología vegetal y doctora en biología, explica las claves para hacer un compostador, que no deja de ser un recipiente para transformar residuos orgánicos en compost -el humus obtenido por la descomposición bioquímica de los residuos orgánicos-. Para hacer un compostador, lo mejor es coger unas maderas y situarlas a modo de cercado “en jardín o en zona abierta, porque necesita aireación. Tampoco puede estar en contacto directo con el suelo, siempre tiene que haber una capa para una mejor accesibilidad al compost de la zona de abajo, que es donde se va generando”, cuenta.

Noticias relacionadas

“Es muy importante echar materia orgánica, porque la finalidad es conseguir un abono para las plantas lo más natural posible”, explica. Pero matiza que “no se puede echar cualquier cosa orgánica”, y señala que las semillas, “ya sean herbáceas del jardín, frutas o judías” no son buenas “porque pueden germinar”.

Hay al menos cinco abonos que puedes realizar en casa sin muchas complicaciones y de forma barata:

Café y/o té

Es quizás el más común y extendido. Los posos de ambas infusiones sirven para abonar las plantas. El café es un buen fertilizante natural que te ayudará a oxigenar el suelo de tu jardín gracias a la cantidad de nitrógeno que contiene. Y lo mismo sucede con el té y la teína que contiene. Para preparar ambos fertilizantes, basta con ir recogiendo los residuos (en el caso del té, si es en bolsa, quitársela) y guardarlos en una bolsa. Es muy importante que tanto el café como el té estén secos antes de añadirlo al compost de la tierra, ya que la humedad podría pudrirlo. Como con cualquier compost, conviene remover la tierra antes de verterlo para que quede bien mezclado.

READ  Como sembrar papas en mi huerto casero

Con estiércol

No es el fertilizante más agradable de hacer y aplicar, pero sí es uno de los más efectivos. Si tienes animales como gallinas, conejos o cabras o bien mascotas -perros o gatos- puedes utilizar sus excrementos para enriquecer el suelo de tus plantas, porque sus desechos orgánicos tienen un alto contenido en nitrógeno. Eso sí, no debes añadir directamente el excremento sobre la base de la planta, sino compostarlo antes de utilizarlo.

A base de harina

Uno de los fertilizantes caseros más efectivos se prepara con harina, cal agrícola común y cal dolomita -que se usa para corregir la acidez del suelo-. La cal agrícola y la cal dolomita se pueden adquirir en tiendas de jardinería o viveros especializados. Para hacer la mezcla, se utilizan cuatro partes de harina con media de cal agrícola y otra media de cal dolomita. Basta con ponerlo en la tierra fértil una vez al año, mejor tras la siembra. Tras mezclarlo bien con la tierra, se riega el humus. Para conseguir un mayor efecto del abono orgánico se puede añadir una parte de harina de hueso o una parte de harina de alga.

Cáscaras de huevo

Las cáscaras de huevo tienen un doble beneficio para las plantas: se usan como fertilizante o como repelente. Si se tritura y machaca, se puede espolvorear sobre la base de la planta. Si se pone en trozos o piezas en la base de las plantas crea una especie de barrera que impide que caracoles, babosas y orugas se acerquen, puesto que se pinchan con los fragmentos.

A base de césped

La hierba del jardín o césped es muy rico en nitrógeno, por lo que se acaba convirtiendo en un buen fertilizante natural cuando se composta. Se puede poner el césped directamente de la cortacésped o podadora, y ni siquiera hace falta cribar las malas hierbas, porque no hace falta. Se añade algo de agua y se deja macerar la mezcla unos dos días. Se puede añadir directamente o hervir el compost y aplicar el líquido resultante sobre la base de las plantas.

READ  Tiempos de crecimiento de la papa: una guía rápida sobre las papas de principio a fin

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.


¡Este Fertilizante Vale ORO! Abono Casero para tus Plantas | La Huerta de Ivan


En el vídeo de hoy te enseñare a preparar un potente abono casero para tus plantas de huerto y jardín. Es orgánico, ecológico, efectivo, económico y al alcance de todos. Aportamos nutrientes, vitaminas y minerales a tus plantas de una forma muy sencilla y rápida.
📘 𝗠𝗜 𝗟𝗜𝗕𝗥𝗢 : http://bit.ly/LibroHuertoUrbano 😍

¡Gracias por verme! 😄
LaHuertadeIvan plantas jardín