Cómo hacer frijoles

Cómo disfrutamos con la comida internacional. Eso no quiere decir que nuestros platos tradicionales no estén buenos, que se lo digan a la tortilla de patatas. Pero siempre hay algo mágico en comer platos de otros países y culturas. No por nada, comidas como la japonesa, la vietnamita, la peruana o la mexicana se han hecho un hueco en nuestras vidas.

Hace 50 años nadie comería pescado crudo por gusto, pero ahora hay fanáticos del sushi o del delicioso ceviche de merluza, por no hablar del hot pot vietnamita o de la exótica harira. Hoy cruzamos el charco para preparar un acompañamiento tradicional de la comida mexicana, los frijoles. Los frijoles son una auténtica delicia que suele acompañar platos como los tacos al pastor o deliciosos burritos de carne con salsa San Fernando.

Estos frijoles se conocen en el sur de España como habichuelas, judías en el resto de la península, porotos en Argentina y Bolivia o frejoles en Perú. Reciben muchos nombres y hay muchísimas variedades, pero, para preparar los auténticos frijoles mexicanos, siempre usaremos los rojos o negros, que tienen un sabor más genuino.

Si, como nosotros, sois amantes de la comida mexicana, no os perdáis como hacer estos deliciosos frijoles. La receta es sencilla y, aunque puede llevar algo de tiempo, el resultado merece la pena, ya lo veréis.

Preparación de los frijoles

  1. Primero enjuagamos los frijoles bien debajo del grifo y los dejamos en una olla con abundante agua toda la noche. A la mañana siguiente, nos deshacemos el agua de los frijoles y añadiremos agua nueva hasta cubrir los frijoles.
  2. Ponemos la olla al fuego y añadimos media cebolla, el pimiento verde y la guindilla, así como 4 dientes de ajo pelados y la hoja de laurel. Si es necesario añadimos agua para cubrir las verduras y lo dejamos a fuego medio-bajo durante dos horas, removiendo de vez en cuando para que no se queme. En caso necesario añadimos agua para que siempre tenga un dedo por encima de los frijoles.
  3. Dos horas después, sacamos la cebolla, la hoja de laurel, los ajos, el pimiento y la guindilla y añadimos 40 g de manteca de cerdo. Dejamos cocer las judías con la manteca hasta que estén bien blandas.
  4. Cuando las judías estén blandas, preparamos un sofrito con media cebolla picada muy fina y 40 g de manteca de cerdo, dejando que se dore lentamente. Añadimos también una pizca de sal.
  5. Cuando el sofrito lleve 2 minutos, añadimos dos dientes de ajo picados en láminas. Mientras se dora todo, pelamos y y cortamos el tomate en trozos pequeños. Cuando la verdura esté bien dorada, añadimos el tomate y lo dejamos sofreír 5 minutos.
  6. Añadimos a la mezcla 3 cucharadas de frijoles y 6 del caldo en el que se han cocido, y lo batimos bien hasta que nos quede una masa fina. Añadimos esta mezcla a la olla con los frijoles, la mezclamos bien y la dejamos cocinar otros 10 minutos. Probamos el punto de sal, corregimos en caso necesario y servimos. Listo para comer.
READ  10 plantas que podemos asociar con el calabacín

Consejos para unos frijoles perfectos

  • Los auténticos frijoles se preparan utilizando chiles serranos, aunque nosotros los hemos cambiado por pimiento verde y la guindilla ya que los chiles son difíciles de encontrar. Si tenemos chiles a mano, el sabor será más genuino.
  • Si la salsa de los frijoles nos queda muy espesa, podemos añadir un poco de agua. Si nos queda muy ligera, aplastamos unos frijoles y los añadimos al caldo.
  • La receta está pensada para 4 raciones completas u 8 guarniciones. Los frijoles igual son un poco aburridos para servirlos como plato principal, pero son perfectos como acompañamiento con arroz blanco.


Cosecha y secado del cultivo de frijol


¿Cuál es el mejor momento para cosechar? Hay 2 cambios importantes que se pueden notar en las plantas de frijol, el color de las hojas y el color de las vainas de frijol, en las hojas el color varía desde el verde amarillento hasta el amarillo, mientras que en las vainas el color cambia del verde a otro color dependiendo del frijol que se sembró, que puede ser desde el blanco crema, rojo, morado, o blanco crema con pintas. Estos son los cambios que nos indican que las plantas de frijol están listas para cosechar.
¿Cómo se hace la cosecha o arranque de la planta de frijol? Hay 2 formas en que puede cosechar, la primera forma o arranque tradicional, consiste en desprender o arrancar las plantas del suelo, la segunda forma consiste en el corte de las plantas al ras del suelo utilizando una hoz, tijera para podar o machete. Cosechando de esta forma se evitan los terrones.
Después del arranque las plantas deben de colocarse bajo la sombra, ya sea en el patio o corredor, así se reducen los daños a la semilla causados por el calor o la humedad.

READ  Cómo cuidar un pino limonero