Trasplantar plantas: cuándo, cómo hacerlo y cuidados posteriores

Fresas

Si te ves en la situación de que necesitas trasplantar una planta, pero no sabes si es el mejor momento o conviene esperar un poco más, estás de suerte. Hoy hablaremos precisamente de esto: de cuándo se pueden trasplantar las plantas, todas. Dependiendo del clima, dependiendo del tipo de planta, incluso dependiendo del tiempo que nosotros mismos tengamos, trasplantaremos en un momento u otro.

Además, te daremos unos consejos para los cuidados posteriores tras trasplantar plantas y que son necesarios para recuperarse.

¿Por qué hay que trasplantar las plantas?

El trasplante es muy importante, ya que de él depende que puedan seguir creciendo. Pero aún hay más motivos que te explicamos en este vídeo:

Cuándo trasplantar plantas

Daphne odora

Las plantas no están adaptadas al trasplante, pues en su hábitat natural no hay nadie que vaya, las saque de la tierra y las ponga en otro sitio. Por ello es importante observarlas para saber cuándo disminuyen su actividad; es decir, cuándo su ritmo de crecimiento baja, porque cuando eso sucede, entonces podremos trasplantarlas. Hay »excepciones» (más que excepciones como tal, lo que sucede es que hay algunas muy resistentes que nos permitirán saltarnos la norma), pero por lo general habrá que seguir el calendario que llevan inscrito en sus genes para saber cuándo podemos hacerlo y cuándo no.

  • Plantas de huerto: Las plantas de huerto sembradas en semillero se deberán de pasar a macetas más grandes o al suelo en cuanto tengan un mínimo de dos pares de hojas verdaderas. Si te encuentras en otoño y vives en un clima con inviernos fríos, no se deberán de trasplantar hasta que no llegue primavera o se tenga un invernadero con calefacción.
  • Plantas vivaces/anuales/bianuales: Con estas plantas se seguirá el mismo consejo que con las de huerto, es decir: trasplantar cuando tenga un par de hojas verdaderas, poniéndolas a pleno sol o a semisombra (dependiendo de la especie que sea).
  • Árboles (caducos y perennes): Los árboles se deben de trasplantar a finales de invierno, antes de que la primavera se »asiente» y empiecen a crecer. En el caso de los caducos se pueden trasplantar en otoño, cuando ya han perdido todas las hojas.
  • Arbustos: Los arbustos se trasplantarán antes de primavera.
  • Cactus y suculentas: Estas plantas se pueden trasplantar en primavera y en verano, siempre y cuando se tenga especial cuidado en sacar el cepellón sin que se desmorone.
  • Plantas carnívoras: Las plantas carnívoras se recomienda trasplantarlas en primavera antes de que despierten de la hibernación, pero también se puede hacer en verano.
  • Palmeras: La época ideal de trasplante es en primavera.

Si te ves en la obligación de trasplantar una planta fuera de época, especialmente si se trata de una planta que quieres pasar de maceta a tierra o viceversa, ten mucho cuidado de no desmoronar el cepellón.

¿Cómo trasplantar una planta?

Cambiar de macetas a las plantas parece muy sencillo, pero en realidad no lo es tanto. Hay que pensar que el trasplante es algo totalmente anti-natural para ellas, pues desde que las semillas germinan hasta que les llega su fin permanecen en el mismo sitio día tras día. Entonces, al cambiarlas de recipiente se les obliga a gastar una energía que, en su hábitat natural o si estuvieran plantadas en el jardín, no tendrían necesidad de hacer.

READ  El repollo mágico que cambia de color (indicador de ph)

Por lo tanto, el trasplante supone un cambio que, si no se hace bien, puede llegar a debilitarlas mucho, hasta tal punto de que podrían echarse a perder para siempre, sin remedio. Para evitarlo, es muy recomendable seguir este paso a paso en el que te explicamos cómo trasplantar una planta:

Escoger la maceta

Es, quizá, una de las cosas más importantes y a las que hay que prestar más atención a la hora de saber cómo trasplantar una planta. Una maceta demasiado estrecha no nos servirá, pero una que sea demasiado ancha tampoco, ya que la planta podría sufrir por exceso de riego. ¿Cómo saber entonces cuál elegir? Fijándose en la propia planta y en cómo se está desarrollando. Para tener más o menos una idea, te puedo decir que:

  • Plantas que van a ser grandes (palmeras, árboles, bambúes, etc.) precisan un recipiente que sea siempre al menos 4cm más ancho y profundo.
  • Bulbosas, herbáceas y similares pueden plantarse sin inconvenientes en macetas que son bastante más anchas que profundas.
  • Cactus, crasas y similares dependerá de la especie en cuestión, pero por lo general suelen necesitar un tiesto que sea unos 2-3cm más ancho que el anterior.
  • Los bonsáis han de plantarse en bandejas destinadas para ellos, lo suficientemente anchas para que su sistema radicular pueda caber bien.

Artículo relacionado:

¿Cómo elegir las macetas para las plantas?

¿De plástico o de barro? Esa es una muy buena pregunta. Como son dos materiales muy diferentes, vamos a ver cuáles son las ventajas y los inconvenientes de cada tipo:

Macetas de plástico

macetas de plastico

  • Ventajas: son muy económicas, ligeras y, por lo tanto, fáciles de transportar o de cambiar de lugar.
  • Inconvenientes: con el tiempo los rayos solares debilitan el material, haciendo que se rompa. Además, si se vive en una zona donde el verano es muy caluroso, se sobrecalienta mucho, lo cual puede poner en peligro las raíces. Otro tema importante es que no es poroso, de modo que su sistema radicular tendrá muchos problemas para enraizar bien.

Macetas de barro

maceta de barro

  • Ventajas: permite que las raíces se desarrollen correctamente, y son muy resistentes. Asimismo, son muy ornamentales, y tienen el peso adecuado para soportar mejor el viento que las macetas de plástico.
  • Inconvenientes: su precio es mayor, y se rompen con facilidad al caer al suelo.

Preparar el sustrato

Sustrato para plantas

Una vez que hemos escogido la maceta, toca preparar el sustrato. Como de plantas hay de muchos tipos y cada uno de ellos tiene sus propias necesidades, te recomendamos leer esta guía para que sepas qué mezcla debes de ponerle a tu planta.

Enseguida que tengamos la tierra lista, rellenaremos el recipiente con ella, hasta un poco menos de la mitad.

Extracción de la planta

plantas para trasplantar

Ahora viene la parte más delicada: sacar la planta de su antigua maceta. Como hemos comentado, hay que ir con mucho cuidado para que el cepellón (pan de tierra) no se desmorone, pues de lo contrario luego tendrá más dificultades para superar el trasplante. Para que sea más fácil y minimizar al máximo el riesgo de que surjan problemas, regaremos a conciencia, empapando bien todo el sustrato.

READ  Rúcula

Luego, daremos algunos golpes a la maceta para tratar de que la tierra se ‘’despegue’’ de ella, cogeremos la planta por la base del tronco o tallo principal, y tiraremos de ella hacia arriba. Debe de salir con facilidad, pero si no lo hiciera, o si vemos que tiene raíces por fuera de la maceta, lo que haremos será cortar el recipiente con unas tijeras.

Introducción de la planta en su nueva maceta

Después de que la hayamos sacado de su antiguo ‘’hogar’’, procederemos a colocarla en su nuevo. Para ello, simplemente tenemos que procurar que quede bien en el centro, y que no quede ni muy arriba ni muy abajo del borde de la maceta. Lo ideal es siempre que quede un poco por debajo, a unos 0,5cm; de este modo, cuando reguemos la tierra podrá filtrar toda el agua que echemos.

Terminar de plantarla

plantas en macetas de barro

Casi terminando, lo que queda ya es rellenar la maceta con más sustrato. Es necesario ir ejerciendo un poco de presión hacia abajo por ejemplo con la mano cerrada cada vez que echemos tierra, ya que así se va compactando y podremos saber si estamos echando la cantidad adecuada o si tenemos, por el contrario, que quitar un poco.

Riego y re-ubicación

regadera

Por último, regaremos a conciencia y colocaremos nuestra querida planta en una zona muy luminosa pero protegida del sol directo. Aunque sea de una especie heliófila (amante del sol), al haber sufrido un trasplante es muy aconsejable tenerla un poco mimada en un lugar en semi-sombra hasta que le veamos crecimiento.

Al pasar un mes, podremos abonarla. Ahora que ya sabes cómo trasplantar una planta, vamos a ver los cuidados que hay después del proceso de trasplantar plantas.

Artículo relacionado:

Todo sobre los abonos

Cuidados después de trasplantar plantas

Transplantar plantas Suculenta

Una planta trasplantada se deberá de observar durante unos días para ver cómo sigue. Normalmente se recuperará en poco tiempo, pero hay algunas a las que les cuesta más. Es por ello que deberemos mantener un control sobre los riegos, evitando el encharcamiento.

No abonaremos hasta que no pase mínimo un mes desde el trasplante, siempre y cuando le veamos algún signo de crecimiento.

Con todo, ya verás como en cuestión de tiempo tendrás tu planta fuerte y sana. ¿Has tenido alguna dificultad a la hora de trasplantar plantas?


Plantas: cómo trasplantar paso a paso


¿Tus plantas se están apagando? ¿Hace tiempo que no las ves crecer o florecer? Ten en cuenta que las plantas deben trasplantarse cada 1 o 2 años. La salud de las plantas depende de sus raíces, así que hay que prestarles especial atención. Si quieres conocer el momento ideal y los consejos para cambiarles la maceta, ¡dale al play!
Conecta con El Mueble:
Entra en ElMueble.com: http://www.elmueble.com
Sigue a El Mueble en Facebook: https://www.facebook.com/RevistaElMue…
Sigue a El Mueble en Instagram: https://www.instagram.com/el_mueble/
Sigue a El Mueble en Pinterest: https://es.pinterest.com/elmueblerevi…
Sigue a El Mueble en Twitter: https://twitter.com/ELMueble