Cuidados de la lycoris radiata o flor del infierno

Lycoris radiata

Admito que pocas flores han conseguido enamorarse con solo mirarlas por primera vez, pero la Lycoris radiata no solo ha llegado a ese objetivo sino que lo ha superado. Esto quiere decir que lo más seguro es que me haga con un ejemplar para disfrutar de su belleza en el jardín.

Si a ti te ha despertado la curiosidad por saber cuáles son sus características y, lo más importante, sus cuidados qué mejor que seguir leyendo este post 🙂 .

Origen y características

Cómo es la flor del infierno

Nuestra protagonista es una herbácea perenne y bulbosa nativa de Asia cuyo nombre científico es Lycoris radiata. Su nombre común es flor del infierno, y es nativa de Asia, concretamente de China, Corea, Nepal y Japón. Sus bulbos son subglobosos y miden de 1 a 3 cm de diámetro; de ellos brotan en otoño hojas de color verde oscuro de hasta 15cm de longitud por hasta 5 mm de ancho.

Las flores aparecen en primavera, y están formadas por 2 brácteas (hojas modificadas) lanceoladas de 3 cm de longitud por 5 mm de ancho, y el perianto de color rojo brillante con el tubo perigonio verde.

Un apunte a tener en cuenta es que estas flores son tóxicas. Si se ingieren son muy peligrosas, e incluso venenosas. Por eso se recomienda no tenerlas cerca de niños o de mascotas que puedan comerlas porque generan problemas graves.

¿Cuáles son sus cuidados?

cuidados lycoris radiata

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Ha de estar en el exterior, en una zona con sombra parcial. Ahora bien, esto va a depender del clima que tengas. Por ejemplo, si vives en el norte donde no hace demasiado calor, en lugar de estar en sombra parcial es más conveniente que la pongas a pleno sol porque a la Lycoris le gusta mucho el sol y, siempre que este no sea demasiado (porque se quemarían las flores) está muy bien.

Si vives en el sur entonces sí te recomendamos que la pongas en semisombra, cerciorándote que las horas que esté expuesta al sol no sean las más calurosas, ya que en ese caso tendrás que protegerla.

Tierra

Dependiendo de dónde coloques la Lycoris radiata tendrás que utilizar una tierra u otro. De manera general, te lo indicamos aquí.

  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.
  • Jardín: crece en suelos fértiles, con buen drenaje.

Ten en cuenta que la flor del infierno se nutre de esos suelos pero necesita algo de humedad en ellos, no demasiado porque si te pasas es casi seguro que acabas con la planta (un riego excesivo es mortal).

Riego

2 o 3 veces por semana. No resiste la sequía pero tampoco el encharcamiento.

Un apunte que debes tener en cuenta es que para la Lycoris el verano es su época de descanso y se recomienda no regar (salvo que sea en un lugar muy caluroso y se note que necesita agua). ¿Por qué? Debido a que entran en una especie de suspensión y no precisan del riego.

Si vives en una zona donde suele llover a menudo entonces tendrás que regular esos riegos ya que puede que no sea necesario que le eches tanta agua. Normalmente, es cuando está en floración cuando va a necesitar más agua, sobre todo si vives en un clima cálido y seco. En general, cuando veas salir el tallo de la flor, es cuando tienes que empezar a regar más.

READ  10 plantas de hojas largas y delgadas

Abonado

Durante toda la temporada de floración se puede abonar con un abono específico para plantas bulbosas.

Ten en cuenta que un bulbo recién plantado no puede ser abonado, porque los nutrientes ya los tiene en la tierra, de los que se va a nutrir, y no necesita más en esa época (si lo haces al final se quema). Se recomienda echarle fertilizante solo a las plantas que ya tienen un follaje y que están asentadas, es decir, ejemplares jóvenes-adultos.

Y un consejo: evita siempre que puedas que el abono le caiga a las hojas, y riega el suelo después de abonar (o mézclalo con el agua).

Multiplicación

A finales de verano por bulbos, también por semillas en primavera.

Si utilizas el sistema de reproducción de los bulbos lo que se hace cada 3-4 años es dividirlo para que así pueda desarrollarse mucho mejor.

Para ello, tienes que sacarlo de la tierra, con todas las raíces, y dividir plantando en el jardín o en una maceta y regando nada más hacerlo.

Con las semillas el proceso tarda más. Estas se recogen de las flores y muchos dejan que se sequen un tiempo antes de plantarlas, de ahí que se planten en primavera. Otros, sin embargo, lo hacen directamente.

Época de plantación

A finales de verano. O a principios del otoño. Debes tener en cuenta tu clima y cómo se comporta habitualmente, pero es importante que siempre lo plantes 4 semanas antes de que vayan a empezar las heladas. Eso sí, acuérdate de dejar siempre a ras del suelo, es decir, no cubrir totalmente la planta.

En algunos casos se puede permitir plantar en primavera, pero no es recomendable. Y es que en esa época hay una alta probabilidad de que la planta no salga adelante, o bien que las flores no salgan bien. Por eso, siempre es mejor cumplir con su época de plantación ideal.

Poda

Las flores del infierno no se podan. A pesar de que puedas pensar que quitándole las flores y hojas marchitas para que no pierda nutrientes, lo cierto es que en esa época, cuando el follaje se está marchitando, el bulbo toma los nutrientes que necesita. Si se lo cortas mermas esa energía que estaba absorbiendo y perjudicas la floración del año siguiente.

Por eso, es mejor esperar a que las hojas están marrones y de verdad se vea muerta para poder podar.

Rusticidad

Resiste las heladas de hasta los -7ºC.

Plagas y enfermedades

La Lycoris radiata es una planta muy resistente a las plagas y enfermedades. Si bien esto no quiere decir que no puedan atacarla y mermar su salud. Todo lo contrario. De las enfermedades, las que tienen que ver con el riego son muy peligrosas para la planta, hasta el punto de que puede acabar con ella. No solo porque se pudren las raíces con un exceso de humedad, sino porque también puede sufrir con la sequía o tener problemas con los hongos.

READ  Conoce el árbol de ceibo: características y cultivo

En cuanto a las plagas, en general puede con ellas, pero las babosas y caracoles son de las más molestas y las que pueden acabar con ella (a pesar de su toxicidad).

Curiosidades de la Lycoris radiata

Curiosidades de la Lycoris radiata

No hay duda de que esta ‘flor del infierno’ gusta a muchos y asusta a otros pocos. Y no es para menos.

Es una de las flores más utilizadas en muchos animes y mangas. Podemos citarte, por ejemplo, el caso de Dororo, Tokyo Ghoul, Inuyasha, Demon Slayer… y en realidad muchísimos más, casi todas con su simbología de una despedida, una tragedia o incluso la muerte.

De hecho, este significado de pérdida, abandono, recuerdos perdidos, etc. es por la que se le conoce en China, Japón, Corea o Nepal. Aunque podríamos decir que además de temas de tragedia y muerte, también la ven como una transformación, una evolución a otro camino.

Incluso hay leyendas sobre la Lycoris. Una de ellas, de China, considera que, cuando una persona fallece, su alma se mantiene en la Tierra pero está perdida, como si no supiera que se ha acabado su vida en el mundo. Hasta que un ángel llega para guiarlo y recoger ese alma. ¿Y cómo lo hace? Indicándole el camino a través de las flores del infierno donde, en su caminar, va recordando cada una de las vivencias que ha tenido en su vida, al menos hasta que llega a un arroyo, el llamado Arroyo Amarillo en el que, al beber de ese agua, pierde todos esos recuerdos y se enfrenta al juicio final para saber cómo se reencarnará en su próxima vida.

Otra leyenda, en este caso de Corea, nos habla de que aquel que plante Lycoris en su jardín no será premiado con el amor. Y es que, aunque la flor es roja, en Corea simboliza el amor no correspondido o amor imposible.

Relacionado con esto, se dice que, cuando un amor termina, en alguna parte nace una flor del infierno porque es la que guarda los recuerdos bonitos de esa relación.

En Japón, por ejemplo, hay una leyenda donde estas flores reciben el nombre de ‘higanbana’. Según el budismo, son flores que guían a los muertos al Samsara, es decir, te guían desde la muerte a una nueva vida o nuevo ciclo para encarnarte.

¿Qué te ha parecido la Lycoris radiata? ¿Habías oído hablar de ella alguna vez?


Ave del paraíso, consejos para su cuidado – Hogarmanía


El ave del paraíso (Strelitzia Reginae) se caracteriza por sus flores, que dan nombre a la planta. Las hojas de esta planta son resistentes, grandes y de un color verde grisáceo con forma oval con nerviación mediana y crespada.
Más información sobre el ave del paraíso: https://www.hogarmania.com/jardineria/mantenimiento/plantas/cuidadosparaiso19897.html?utm_source=Youtube\u0026utm_medium=social\u0026utm_campaign=cuidadosparaiso19897.html

avedelparaíso jardinería

Hãy bình luận đầu tiên

Để lại một phản hồi

Thư điện tử của bạn sẽ không được hiện thị công khai.


*