Jazmín de leche (jazmin de lluvia): cuidados, reproducción y más

Desde tiempos remotos, el jazmín de leche o jazmín de lluvia se ha utilizado no solo para adornar portales, casas y avenidas, sino también para sanar una gran cantidad de dolencias de nuestro organismo. 

Hay más de doscientas especies individuales de jazmín, que vienen de Asia, Europa y África. La localización original exacta del jazmín es fuertemente disputada. Algunos botánicos señalan como originarios de la India en las partes norteñas de los valles del Himalaya. Otros lo sitúan tan lejos como Egipto o la antigua Persia. El nombre en sí, «jazmín», proviene de una palabra persa que significa «flor fragante».

Jasmine tolera una variedad de suelos, lo que lo hace excelente para muchos jardines diferentes; prefiere el sol a la sombra de hecho, y si el jardín está lleno de árboles, el jardinero debe cuidadosamente  podar algunos de ellos, con el fin de asegurarse de que el jazmín se mantiene en la luz del sol.

Cuidados del jazmín de leche

Desde la antigüedad el jazmín ha sido conocido como la reina de las flores, y es por esta razón que el jazmín de leche, también conocido como jazmín de estrella,  ha mantenido un lugar de preeminencia entre los gobernantes a lo largo de la historia.

El jazmín de leche es una planta que puede alcanzar fácilmente los diez metros de altura, por lo que necesita de apoyo para alcanzar este tamaño, ya que de no ser así, simplemente se quiebra sobre sí mismo.

Esta es una planta que se retuerce y entrelaza, por lo que hay que entrenarla o adiestrarla desde un principio, para que tome la forma que usted desee, y no crezca libremente, porque perdemos la posibilidad de adornar cercas y paredes con ella. Por ello, el jazmín de leche requiere un poco de guía en la medida que va creciendo y desarrollándose, al igual que cuidados básicos, para poder disfrutar de una planta sana.

Claro está, que el jazmin puede ser podado como un arbusto, o simplemente dejarlo crecer hacia arriba, tal y como lo hacen la mayoría de las enredaderas, por ello,  lo primero que se debe tener claro, es qué forma quiere usted darle a su planta.

Esto es fundamental concocerlo, porque tiene mucho que ver con la primera etapa del crecimiento del jazmín de leche; porque de esta manera sabremos en donde la vamos a plantar, y el espacio que vamos a necesitar, dependiendo de lo que deseemos para ella.

Este es el primer cuidado que se debe tener con la planta; los agujeros para plantar el jazmín de leche deben tener  por lo menos  quince centímetros de ancho, y debe haber una separación del al menos veinte centímetros entre planta y planta. Los jazmines que están plantados en la tierra, son más sensibles a ser estrangulados o asfixiados, por esto se debe tener esto en cuenta al momento de plantarlos.

Cuidados de temperatura

El jazmín de leche, al igual que la crocosmia, se adaptan muy bien al calor y al frío, soportando una temperatura de hasta quince grados centígrados. Es aconsejable plantarlos en primavera y otoño, teniendo la previsión para que se puedan arraigar antes de los tiempos helados; el jazmín de leche se adapta mejor en los días cálidos, y las noches frescas.

También se puede plantar este jazmín en los meses de verano, si no desea esperar más tiempo; pero deberá incrementar el período de riego, hasta que la planta esté bien arraigada. Aunque esta es una planta tropical, en los lugares en donde los veranos son extremadamente calurosos, necesita ser protegida de los rayos del sol.

Cuidados de riego

Debemos tener presente que ella se desarrolla bien tanto en el sol, como en la semi sombra, pero cuando el calor arrecia, tenemos que humectarla más. Esta planta requiere que sea regada dos veces por semana en los meses más calientes del año; y en los otros se puede regar cada diez o catorce días.

En la medida en que el sol o calor se incremente, en esta misma medida se debe incrementar el riego del jazmín de leche, pero debemos dejar secar la tierra, antes de regarla nuevamente, ya que esta planta no tolera el suelo enchumbado, porque puede podrir sus raíces.

Cuidados de suelo

Esta planta es bastante versátil cuando se trata de suelo, pero prefiere en el lado limoso con buen drenaje. Recuerde que al regar la planta se debe verificar que el suelo esté seco, para evitar el encharcamiento; un buen drenaje le permite al suelo escurrir el agua, luego de aprovechar sus propiedades, y así se seque, para el próximo riego. 

Si la siembra en un recipiente o maceta,  utilice un suelo de encofrado orgánico, de buena calidad, y asegúrese que este también tenga un buen drenaje

Cuidados de fertilización

Es muy importante para esta y otras plantas, utilizar un compost orgánico, para fertilizar el suelo del jazmín de leche, ya que este no sólo lo nutre, sino que también contiene algo de humedad. Este compost se puede realizar en casa,  con los desechos de los alimentos diarios, hojas y flores secas, y tierra abonada. 

Si lo prefiere, también puede utilizar un fertilizante equilibrado de todo proposito que venden en el mercado; pero en cualquiera de los dos casos, el abono se debe para aplicar justo después de sembrar la planta, y cuenda está próximo su período de floración.

Aprende cómo realizar un compost orgánico para abonar tus plantas, en este video.

Cuidados de enfermedades

El jazmín hélice, como también se conoce al jazmín de leche, es una planta muy resistente a las enfermedades, sin embargo, se deben ofrecer los cuidados básicos, para que nuestra planta no sea atacada o contagiada, por ningún virus o enfermedad.

Algunos horticultores recomiendan los herbicidas naturales como el romero, y la albahaca, que repelen a los insectos de manera natural; incluso, este es uno de los beneficios de la flor de azahar, ya que su fragante aroma ahuyenta de manera natural a los insectos indeseados que pueden causar hongos y enfermedades en nuestro jazmín de leche. 

También puede rociar  todas las plantas  infestadas de cochinillas completamente con jabón insecticida una vez por semana hasta que las plagas se hayan ido. Para insectos de escala suave, se rocían los jazmines con aceite de horticultura,  entre finales del invierno y principios del verano cuando son más activos.

Cuidados de poda

Este es uno de los cuidados más importates del jazmín de leche, puesto que esta es una planta que requiere de sol para su crecimiento y sano desarrollo. Por ello se deben podar las ramas que estén estrecruzadas, y los brotes más viejos, para permitir que el sol llegue por igual a todas.

Esta se debe realizar justo después de la floración, para garantizar a la planta que el próximo período las ramas y tallos van a estar fortalecidos, para poder sustentar las nuevas flores. Esta es una planta muy manejable, y fácil de podar; y lo mejor es que se le puede dar la forma que usted desee, si es que quiere utilizarla para cubrir una reja, el portal de una casa, o adornar simplemente una ventana.

Reproducción del jazmín de leche

La planta del jazmín de leche es muy parecida a la vid, y crece cubriendo una gran área, por ello los jardineros  requieren de una sola planta, para llenar por completo un espacio que se ha preparado para ello. Esta planta se cultiva principalmente en las regiones tropicales y subtropicales.

Hay una manera muy sencilla de reproducir nuestro jazmín de leche, y este se logra a través de los esquejes que cortamos, cuando realizamos la poda de nuestra planta.

Una vez que realice la poda de su planta, debe tomar un esqueje sano de veinte centímetros aproximadamente; a este le vamos a retirar cada una de las hojas, y lo vamos a lavar muy bien con un cepillo de dientes, para evitar que pueda tener cualquier enfermedad, o se contamine con el proceso.

Una vez que lo tengamos bien limpio, lo secamos con una servilleta de papel absorbente, para quitar todo residuo de agua, y lo colocamos en una bolsa ziploc con cierre mágico; extraemos todo el aire que pueda quedar dentro, y la cerramos muy bien.

Luego la colocamos dentro de una bolsa oscura, en un lugar en donde no reciba ningún tipo de luz, por quince días.

Luego de transcurrido este tiempo, retiramos los esquejes de la bolsa, y nos percatamos que ya tienen pequeñas raíces, lo que quiere decir, que ya es momento de plantarlos.

Es importante que escoja por lo menos cinco esquejes, así desee reproducir solo una planta, porque esto le garantiza más posibilidades de tener éxito en la reproducción de su planta; porque no siempre este proceso da resultados en un esqueje, si lo realizamos en varios, al menos tenemos la certeza que alguno de ellos dará resultado. 

También se puede colocar en los extremos del esqueje, una mezcla de enrraizante que venden en el mercado, el cual estimula a los esquejes a formar raíces rápidamente;  pero si no desea gastar dinero en ello, usted también puede realizar su propio enrraizante en casa.

remojando al sereno, una taza de lentejas, en un litro de agua por tres días, bien tapado para evitar que se contamine con cualquier insecto.

Luego que transcurran estos días, se cambia el agua, y se realiza el mismo procedimiento por tres días más;  para después procesar todo el contenido en una licuadora, y pasarlo por un tamiz para colarlo. Este líquido resultante, dura diez días aproximadamente en la nevera, y es el que le debemos aplicar en los extremos de los esquejes, para estimular a a la formación de las raíces. 

Conoce otros métodos para realizar un enrraizante natural en casa, en este video.

Plantación del jazmín de leche

Una vez que tenemos listos nuestros esquejes, es el momento de plantarlos, y para ello, lo primero que debemos saber, es en qué lugar lo vamos a plantar. Los agujeros para plantar el jazmín de leche deben tener  por lo menos  quince centímetros de ancho, y debe haber una separación del al menos veinte centímetros entre planta y planta.

Los jazmines que están plantados en la tierra, son más sensibles a ser estrangulados o asfixiados, por esto se debe tener esto en cuenta al momento de plantarlos. Debemos colocar el esqueje entre diez y quince centímetros de profundidad, y cubrirlo con el sustrato y la tierra abonada, suavemente, sin hacer presión de la tierra.

Si usted se está preguntando cuándo plantar jazmín de leche en el hogar, se recomienda plantarlos en primavera y otoño, para que tengan suficiente tiempo de arraigarse, antes de la llegada de los meses fríos del año. Como mencionamos anteriormente, esta planta se adapta mejor en los climas cálidos, y frescos, que requieren mucho menos períodos de riego.

Esta es una planta que desarrolla una gran altura, por lo que usted debe tener claro, cuál va ser el uso que tiene destinada para ello. Si desea que crezca para cubrir un portal, no tendrá problemas, ya que solo tiene que guiar sus ramas para que se vayan entrelazando entre ella.

Pero si usted desea que se desarrolle de forma vertical, entonces deberá colocar varas o tutores que le permitan arraigarse para crecer, porque sino esta planta se quiebra sobre sí misma. En este video te enseñamos cómo hacer un enrejado para que la planta de jazmín se enrede y crezca sobre él.

Debes tener presente, que esta planta también puede crecer como un arbusto, por lo que tienes que podarlo para darle la forma que desees. Esta es una planta muy versátil, que se adapta muy bien a la forma de la estructura que se le coloque y guíe en su crecimiento; por esta razón, son cada vez más los paisajistas que hacen uso de ella, para decorar las avenidas y autopistas de las ciudades en gran parte del mundo. 

Jazmín de leche en macetas

Ya sabemos cómo plantar jazmín del aire, como se conoce en otros países al jazmín de leche; ahora aprenderemos como hacerlo en macetas, porque esta planta, que es una verdadera bendición de Dios, esta tan noble que también se puede cultivar en ellas, y en el interior del hogar.

Lo primero que debemos hacer, es escoger la maceta adecuada para ello, y esto va depender de la finalidad que usted le va dar a su planta; por ejemplo, si usted solo quiere reproducir su planta, para luego trasplantarla a la tierra, cualquier maceta de polietileno con las medidas adecuadas, le sirve para ello, porque de igual manera, la planta no durará mucho tiempo en ella.

Pero si por el contrario, usted desea sembrar el jazmín en su maceta, para tenerla dentro de su hogar, lo más aconsejable es que escoja una maceta muy bonita y resistente, para que haga juego con la belleza de sus flores, y ambas decoren su estancia.

Debe tener presente, que las macetas deben ser de al menos cuarenta centímetros de diámetro, para que su jazmín  pueda crecer holgadamente, esto es debido a que esta planta, al igual que la clematis campaniflora, requiere de un buen espacio para que se desarrollen ampliamente sus raíces.

También debes tener presente, revisar que los orificios de drenaje de la maceta sean suficientemente amplios, para que le puedan brindar un buen sistema de drenaje a la planta de jazmín, porque como ya hemos visto, esta planta no tolera un suelo encharcado, porque este le pudre sus raíces. 

Pero si no consigue una maceta que se adapte a sus requerimientos, también puede aprender a realizarlas en casa, con este video.

Ya vimos como plantar los jazmines a través de esquejes, en esta ocasión lo haremos a través de las semillas, para que usted pueda elegir de qué manera se anima a plantar su propio jazmín.

Las semillas de jazmín se pueden conseguir en cualquier vivero de su comunidad, o en tiendas especializadas, incluso, las puede encargar por internet, y se las llevan hasta su casa. Estas semillas debemos tratarlas, porque muchas veces son viejas, y cuesta un poco más para que nazca la planta; por ello lo más recomendable es preparar una taza de té natural o de bolsita, y dejar sumergidas en él toda la noche.

Al día siguiente, retiramos las semillas del líquido, y las colocamos sobre un papel absorbente, una distanciada de la otra, y colocamos otra hoja de papel absorbente encima, para cubrirla; y seguidamente se humedecen con el líquido, y se reservan en un lugar oscuro, por tres días.

Una vez que hayan trascurrido los tres días, podemos observar, como las semillas de jazmín comienzan a germinar, con pequeños brotes verdes.

Dejamos que pasen tres días más, y cuando los brotes estén más grandes, ya es momento de colocarlos en la bandeja para realizar nuestro semillero

Para realizar nuestro semillero, utilizamos tierra bien abonada, con sustrato orgánico, que podemos realizar con los residuos de los alimentos en casa,  y la colocamos en cada  uno de los espacios de nuestra bandeja de semilla. Si usted no cuenta con una, no se preocupe, porque igual puede servir los envases de yogur,  de gelatina, e incluso, un cartón de huevos. 

Luego de tener todas las bandejas llenas, con un lápiz de grafito, o un palillo de brocheta, realizamos un agujero, poco profundo, y colocamos una de nuestras semillas germinadas, para cubrir suavemente con más tierra.

Una vez que tengamos todas las semillas sembradas, regamos con cuidado para humedecer la tierra, y las colocamos a la sombra, cuidando que no les de un viento fuerte.

En muy breve tiempo ya comenzará a notar como brotan las pequeñas plántulas, que seguirán creciendo conforme pasen los días; cuando estas alcancen una altura de cinco centímetros o más, ya puede realizar la plantación en su respectiva maceta.

En este video puedes aprender otras técnicas para germinar semillas con éxito.

Una vez que tengan las plántulas de jazmín el tamaño apropiado para la siembra, es momento de preparar la maceta para plantarlas. Para ello debemos colocar en el fondo de esta unas piedras de mediano tamaño, que van a facilitar el drenaje de la tierra; luego colocamos el sustrato con la tierra abonada haciendo un espacio para colocar la plántula. 

Se debe extraer la plántula con mucho cuidado, para no estropear las raíces, que en esta etapa de la planta, suelen ser muy delicadas;  y de la misma manera colocarlas en la maceta, para luego, muy suavemente, cubrirlas con el resto de tierra sin aprisionar, pero procurando que ésta quede firme.

Una vez que se haya sembrado la planta en la maceta, se riega hasta humedecer la tierra, y se coloca a la semi sombra.

Si la va colocar en el interior del hogar, procure colocarla cerca de una ventana, en donde reciba la luz del sol; y mientras no esté muy pesada, puede sacarla en las mañanas para que reciba baños de sol.

Recuerde que esta planta por naturaleza en trepadora, por lo que debe tomar las previsiones necesarias para su crecimiento, por ello, lo ideal es que se coloque una vara o tutor en la maceta, de donde se pueda arraigar, así como realizar la poda necesaria, para guiarla y darle la forma que usted desee.

Si usted le ofrece los cuidados básicos necesarios a su planta en la maceta, podrá disfrutar de su belleza y bondades, por un largo tiempo.

Plagas del jazmín de leche

Aunque esta planta en líneas generales es muy resistente a las enfermedades, hay una que otra que si no prestamos atención a sus síntomas, puede matar nuestra planta en tan solo cuestión de días.

Hongos de jazmín

Estos son los principales enemigos de las plantas de jazmín, y lo peor es que muchas veces se contaminan con ellos, por la irresponsabilidad del cuidador de la planta; ya que estos son producto del exceso de humedad en ella.

Se pueden reconocer porque las hojas de la planta de jazmín se manchan de color ocre, y  el responsable de ello responde al nombre de Phyllosticta Jasminorum; pero lamentablemente, este no es el único indeseable en nuestras plantas, ya que también el Colletotrichum Gloesporium  es mucho más agresivo que el anterior, porque ataca la ramas y hojas, produciendo la muerte de la planta, porque se seca en muy pocos días.

A parte de los hongos, que ya vimos lastiman severamente a nuestra planta, también está la enfermedad de Mildiu, que ataca las hojas más jóvenes, tiñéndolas de marrón, y propiciando la muerte segura en la planta de jazmín.

Tuberculosis de jazmín

Cuando usted observa una pequeñas verrugas en las hojas y ramas de la planta de jazmín, es porque esta está padeciendo de una enfermedad que lamentablemente es muy común en ella, la tuberculosis de jazmín.

Esta enfermedad producida por la bacteria Psudomonas Savastanoi, es muy peligrosa, porque tiene la capacidad de contagiar a otras plantas sanas del jardín, cuando se poda sin las previsiones necesarias.  También suele ser atacada por Agrobacterium Tumefaciens, ocasionándoles tumores en la base del tronco, y la muerte irremediable, porque para esta enfermedad, aún no se conoce tratamiento.

Descubre otras enfermedades de las plantas y sus respectivos tratamientos, en este video.

Como puedes ver, el jazmín es una planta realmente resistente a las enfermedades, y  la mayoría de las afecciones que estas padecen son en gran medida por responsabilidad de las personas, que no cumplen con los cuidados básicos que ellas requieren.

Algunos se confían de su característica resistencia, y cuando le prestan atención, en muchas ocasiones  es demasiado tarde para ellas. El exceso de agua en estas plantas, produce encharcamiento en la tierra, lo que hace de ella un ambiente ideal para la reproducción de hongos.

La mayoría de las enfermedades dan muestras que están presentes en la planta, pero si no se revisa asiduamente la condición del jazmín, estas siguen avanzando, hasta que ya el remedio es insuficiente para salvar nuestra planta.

Si usted quiere disfrutar de la belleza de unas flores sanas, y las maravillosas propiedades de una planta, que Dios creó para la satisfacción y sanidad de las personas, lo mínimo que debe hacer, es cuidar de ella, ofreciéndole un hábitat acorde a sus necesidades.

Si usted no requiere de tiempo para dedicarle a una planta, lo mejor es que compre plantas artificiales para decorar su hogar, porque es muy triste ver como se muere una planta, por la desidia de los cuidadores.

Pero si usted está decidida a tener una planta de jazmín en casa, ya tiene los conocimientos suficientes para que la pueda plantar en casa.

Solo necesita seguir los pasos que describimos en este artículo, y ofrecerle todos y cada uno de los cuidados que aprendió el día de hoy; y nosotros le garantizamos, que obtendrá el éxito con seguridad. 


jazmín de Lluvia por Alvaro Ruiz Moreno de VIVEROTERAPIA


Viveroterapia VIVEROTERAPIA Plantas Jardinería Jardineras Flores Decoración

READ  ¿qué es?, características, tipos, partes y más