Lavanda en maceta: características, cómo cultivarla y cuidados

Las partes más importantes de la lavanda son las flores

A parte de su excepcional belleza, la lavanda posee muchas cualidades útiles, convirtiéndose así en una planta muy popular para tener en casa. No sólo su color es muy intenso, si no también su fuerte fragancia. Como resulta fácil de cultivar, este bonito vegetal se encuentra en muchos jardines y hogares. Si no dispones de un jardín, no pasa nada. La lavanda en maceta es sencilla de cuidar y no da muchos problemas.

Si te interesa saber cómo cultivar la lavanda en maceta para poder aprovechar sus muchas cualidades, te recomiendo que sigas leyendo. Hablaremos de las características de esta asombrosa planta, de cómo plantarla y de los cuidados que requiere.

Características de la lavanda

La lavanda en maceta desprende un agradable olor en nuestro hogar

Cuando hablamos de la lavanda, nos referimos a un arbusto perteneciente el grupo de las lamiáceas, que a su vez forma parte de la familia de la menta. Normalmente, esta planta alcanza medio metro de altura. No obstante, algunas especies de lavanda pueden llegar a ser más altas. El rasgo más distintivo de este vegetal son sus características flores de color púrpura o azules de vez en cuando, que crecen habitualmente de forma vertical. Además, liberan un fuerte olor con un ligero toque alcanforado.

Como tiene muchos beneficios para nuestra salud, como por ejemplo sus cualidad antisépticas, se utiliza muy a menudo con fines medicinales. También se suele usar a nivel culinario y en la industria del perfume. Otra utilidad que se le da es en la producción de ciertos aceites esenciales. En todas estas aplicaciones que le damos a la lavanda, las partes más valiosas son siempre las flores, normalmente secas.

Artículo relacionado:

Cuándo cortar flores de lavanda

También en el mundo de las cosmética natural destaca esta bonita planta. Es perfecta para el cuidado de pieles grasas y mixtas gracias a su habilidad de impedir que se produzca sebo en la piel. Además, es de gran ayuda para combatir los granos y el acné o para decolorar la piel. Incluso podemos crear nuestros propios productos para el cuidado de nuestra piel si cultivamos lavanda en maceta o en el jardín.

¿Cómo cultivar lavanda en casa?

La lavanda en maceta es fácil de cuidar

Tal y como ya hemos mencionado anteriormente, si no disponemos de un jardín tenemos la opción de cultivar la lavanda en maceta. Para ello podemos elegir entre comprar una planta ya un poco crecida o sembrarla nosotros mismos. Este último caso requiere mucha atención por nuestra parte, ya que primero debemos someter las semillas a una estratificación. Se trata básicamente del enfriamiento de las mismas. Para la estratificación, la mejor época del año es febrero y la duración de este proceso es de unas tres semanas. ¿Pero cómo se hace? Vamos a comentarlo paso a paso.

READ  Sulfato de hierro (iii)

  1. Preparar un recipiente pequeño y llenarlo de tierra.
  2. Plantar las semillas en la tierra del recipiente.
  3. Colocar el recipiente en una habitación cuya temperatura se mantenga siempre alrededor de los 0ºC. Si no disponemos de tal habitación, podemos dejar las semillas en la nevera.

Artículo relacionado:

Guía de siembra de semillas de lavanda

Una vez que tengamos hecho este proceso, cultivar y mantener la lavanda en maceta no es muy difícil. Sí que requieren más atención que las plantas plantadas en el suelo, ya que disponen de menos espacio para crecer. Aún y así, no es muy complicado cuidarlas. Si está bien plantada, la lavanda puede servir como decoración del hogar durante muchos años. Existen muchas especies diferentes de este vegetal, la mayoría de ellas se pueden plantar en maceta y tienen unos requerimientos muy similares.

¿Dónde se planta la lavanda?

Cuando plantamos la lavanda en maceta, debe encontrarse en un contenedor de gran tamaño. Lo más recomendable es usar macetas de cerámica, puesto que estas permiten la evaporación del agua de manera natural. En cambio, cuando trabajamos con contenedores de plástico siempre existe el resigo de que el agua, en vez de evaporarse, se quede dentro. También debemos asegurarnos de poner una capa de drenaje debajo de la maceta.

Artículo relacionado:

Poda de la lavanda

Respecto a la tierra, la lavanda no tolera demasiado bien la humedad excesiva. Para ella, la mejor tierra es ligera y seca, con un alto contenido en calcio. Además, la prefiere neutra o alcalina. Por ello es aconsejable usar tierra universal mezclada con arena o comprar directamente tierra especial para lavanda. Normalmente, las floristerías ofrecen este producto. Cada vez que plantemos una planta nueva, debemos cubrir sus raíces con otra capa más de tierra.

¿Cuánto sol necesita la lavanda?

El requerimiento de sol de esta planta es bastante alto. Crece mucho mejor en sitios soleados, por lo que es recomendable colocar la lavanda en maceta junto a ventanas orientadas al oeste y al sur. Además, le gusta el viento, por lo que no pasa nada si la colocamos en un lugar con corrientes de aire. Por lo tanto, no es mala ideal poner las macetas de lavanda en el patio o en balcón en verano.

READ  Boca de dragón: origen, beneficios, propiedades, usos, cultivo

¿Cómo se cuida la planta de lavanda en maceta?

Existen muchas plantas que se utilizan para crear aceites esenciales

Como ya hemos mencionado anteriormente, no es muy difícil mantener y cuidar una planta de lavanda en maceta. No obstante, hay algunos aspectos que debemos tener en cuenta para que crezca correctamente y no se nos muera. A continuación veremos una lista de los cuidados que requiere la lavanda en maceta:

  • Evitar la sombra.
  • Regarla una a dos veces por semana y evitar el exceso de humedad.
  • Dejar que la tierra se seque (no por completo).
  • Durante los meses de abril hasta julio, se debe abonar la tierra con un fertilizante líquido cada dos semanas.
  • Podar la planta dos veces al año para que mantenga su buen aspecto y prolongar su floración. El corte máximo es la mitad de la longitud de la rama, pero es más recomendable cortar dos tercios de su longitud.
  • Hibernación: Colocar la planta en una habitación con la temperatura más baja. Debemos seguir regándola para que no muera.

La lavanda es una planta preciosa y útil, por lo que es ideal para cualquier hogar. Ahora que ya sabemos cómo cultivar la lavanda en maceta, sin necesidad de tener un jardín, ya no tenemos excusa. Asique manos a la obra y a disfrutar de su fragancia en nuestra casa.


CUIDADOS de la LAVANDA en maceta💜 ¡Riego, abono, poda y MÁS!


¿Quieres tener una planta de lavanda en casa? En este vídeo de EcologíaVerde te explicamos todos los cuidados que necesita la lavanda en maceta. Aprenderás desde cómo regar, podar y abonar la planta de lavanda, hasta alguno de los usos más comunes del aceite esencial de lavanda. ¡No te lo pierdas!
🌿🌿🌿
VÍDEOS
Cómo cuidar ROMERO en MACETA 🌿 ¡Ubicación, Riego y MÁS! 👉 https://youtu.be/6bQPBXFf0zc
JABÓN CASERO de GLICERINA CÓMO HACER JABÓN con glicerina 👉 https://youtu.be/6wFCArebC6E
Artículo original 👉 https://www.ecologiaverde.com/cuidadosdelaplantadelavandaenmaceta1083.html
🌿🌿🌿\r
\r
Descubre en EcologíaVerde un canal de gran calidad dedicado al mundo de la ecología, el medio ambiente y la jardinería. Encontrarás contenido muy variado, tanto educativo sobre biología, ecología, zoología y más ciencias medioambientales, como guías y consejos de jardinería para que disfrutes al máximo de tus plantas dándoles los cuidados que necesitan. No esperes más para aprender y convertirte en un experto de la naturaleza. Entra, aprende y comparte experiencias. ¡Te lo pasarás genial!
Web de EcologíaVerde https://www.ecologiaverde.com/