Mosquito verde. información y la solución más eficaz para la plaga

Daños Directos e indirectos de la plaga

Los daños directos se ceban en las hojas. Los mosquitos se alimentan de la savia de la planta chupando los nervios de las hojas, causando manchas oscuras en las mismas.

Cuando hay ataques en las primeras fases de desarrollo, afectan a los brotes, en las hojas del final de la rama, donde aparecen decoloraciones y desecaciones en el filo de la hoja más o menos avanzadas.

Estas sequedades se tornan en ribetes amarillos que limitan con las zonas verdes en las variedades blancas y colorado en las tintas.

Asimismo se observa un enrollamiento sobre el dorso. Sobre brotes aparecen entrenudos cortos y brotes adelantados. Si la plaga se produce en una fase avanzada, entonces los síntomas aparecen en las hojas adultas.

En los frutos al no recibir el alimento necesario, se genera un fruto inmaduro. Y si los ataques son importantes, esto supone una pérdida esencial en la calidad de toda la cosecha.

Respecto a las consecuencias de esta plaga, en cualquiera de sus variedades, tanto leves como graves, y debido al debilitamiento de la planta, es manifiesta la entrada de hongos, bacterias y otros patógenos indeseables.

El mosquito verde en los diferentes cultivos

El mosquito verde es una plaga muy polífaga que causa daños en multitud de cultivos. Citamos los más importantes a continuación:

Mosquito verde en vid

El mosquito verde en vid ocasiona daños que se producen debido a las picaduras producidas en los nervios principales de las hojas. Provoca desecaciones de los bordes limitadas por ribetes de color rojo en las variedades de uva tintas y amarillo en las blancas. Esto se traduce en un atraso en la maduración de los frutos.

READ  Tutorial completo del cultivo de la paulownia

Los adultos invernan en la vegetación espontánea hasta la llegada de la primavera, que es  cuando depositan sus huevos en el envés de las hojas. En función de las condiciones climáticas, se suceden varias generaciones a lo largo de la temporada.

Normalmente la segunda generación es la más perjudicial para el cultivo, ya que se produce entre los meses de julio y agosto, cuando la uva está engordando y acumulando azúcares.

La pérdida de las hojas en ese momento puede hacer peligrar la cosecha.

La última generación se produce por septiembre u octubre (en función del clima). En esta época los ejemplares pasan el invierno en forma de adultos, resguardándose en multitud de plantas silvestres y/o cultivadas.

El aspecto de las hojas afectadas por el mosquito verde es un rasgo de identificación. Las hojas presentan un aspecto de mosaico. En las variedades tintas aparecen manchas angulosas de un color rojizo.

En las blancas estos síntomas pueden confundirse con alguna deficiencia nutricional, como carencia de potasio, boro, infecciones por virus o incluso con yesca. Es por esto por lo que es de vital importancia observar los ejemplares adultos de mosquito verde para realizar un diagnóstico.


el pequeño mosquito verde


mosquito