Cultivo del pimiento, chile, ají, morrón (ficha)

Fotos de ajis en sus plantas

Morfología del ají

Sistema radical

El ají o pimiento se caracteriza por poseer un sistema radical pivotante y profundo (dependiendo de la profundidad y textura del suelo), una raíz primaria corta pero muy ramificada con numerosas raíces adventicias, que horizontalmente pueden alcanzar una longitud comprendida entre 50 centímetros y 1 metro. Las raíces secundarias pueden extenderse hasta 1.20 m de diámetro y la mayoría de las raíces se localizan entre 5 y 40 cm de profundidad.

Tallo

El cultivo de ají posee un tallo de crecimiento limitado y porte erecto que alcanza entre 0,5 y 1,5 m de altura, lignifica cuando tiene una determinada edad. Es anguloso y provisto de ramificaciones de forma dicotómica hasta el final de su ciclo.

Aunque se considera al ají como una planta herbácea, tiene la particularidad de que su parte inferior es leñosa. A partir de cierta altura (“cruz”) emite 2 o 3 ramificaciones (dependiendo de la variedad) y continúa ramificándose de forma dicotómica hasta el final de su ciclo (los tallos secundarios se bifurcan después de brotar varias hojas, y así sucesivamente).

Dibujo de partes de la planta de aji

Hojas

Las hojas del ají son enteras, su inserción en el tallo es de forma alterna y su tamaño varia…son brillantes con lámina ovada o elíptica, color verde oscuro y margen entero. La expansión de las láminas foliares está en relación con las dimensiones de los frutos; el haz es glabro (liso y suave al tacto) y de color verde más o menos intenso y brillante.

El nervio principal parte de la base de la hoja, como una prolongación del pecíolo, del mismo modo que las nerviaciones secundarias que son pronunciadas y llegan casi al borde de la hoja. Existe cierta correlación entre el tamaño de la hoja adulta y el peso medio del fruto.

hojas de ají

Flores

Las flores aparecen solitarias en cada nudo del tallo, con inserción en las axilas de las hojas. Son pequeñas y constan de una corola blanca. Son hermafroditas, con 6 sépalos que forman un cáliz persistente, 6 pétalos y 6 estambres. Poseen ovario súpero y el estigma en la mayoría de los casos está a nivel de las anteras, lo que facilita la autopolinización.

Están localizadas en los puntos donde se ramifica el tallo, encontrándose en número de 1 – 5 por cada ramificación. Son de color blanco y aparecen solitarias en cada nudo. La inserción con el tallo es axilar y predomina la fecundación autógama.

flores de ají

Frutos

Existe una diversidad de formas y tamaños en los frutos, pero generalmente se agrupan en redondeados y alargados, con peso variando desde escasos gramos hasta 100 gramos o más. El fruto consiste en una baya hueca, de color variable, con 2 – 4 lóculos, los cuales forman cavidades inferiores con divisiones visibles en el caso de ajíes alargados, pero no en los redondeados. La constitución anatómica del fruto está representada básicamente por el pericarpio y la semilla.

Fotos de tres tipos de aji

Al llegar a la madurez botánica el color varía, según la variedad puede ser: verde, rojo, amarillo, naranja, violeta o blanco. Su tamaño es variable, pudiendo pesar desde escasos gramos hasta más de 500 gramos. Las semillas se encuentran insertas en una placenta cónica de disposición central. Son redondeadas, ligeramente reniformes, de color amarillo pálido y longitud entre 3 y 5 milímetros.

Semilla

semillas de ají

Las semillas (0,25% en peso del fruto) son reniformes aplastadas, de pequeño tamaño, lisas y de coloración amarillenta o blanco. La viabilidad dura tres o cuatro años, según las condiciones de humedad y temperatura durante su almacenamiento.

No presenta dormición, por lo que para germinar solo necesitan agua, oxígeno y temperatura. El porcentaje de germinación generalmente es alto (95 – 98%), con una longitud variable entre 3 y 5 milímetros.

READ  Más de 1000 plantas y flores del mundo

Se insertan sobre una placenta cónica de disposición central en el interior de la baya. En un gramo se pueden encerrar 150-300 semillas con un poder germinativo de 4 años.

Una hojilla cortando un aji largo y rojo con las semillas expuestas

Fisiología del ají

Si bien la planta de ají o pimiento está clasificada como indiferente al fotoperíodo, posee un límite crítico de 6 horas de luz diarias y el óptimo es de 12 a 15 horas. En condiciones de fototemperatura baja, la planta se beneficia con fotoperíodos largos.

La aparición de flores depende de un número mínimo de hojas (8 a 10) y de condiciones de luz, temperatura y humedad favorables. Con temperaturas inferiores a 15ºC, la floración es escasa o nula; también con temperaturas superiores a 35ºC, si coinciden con una sequedad ambiental extrema, la fructificación no se lleva a cabo.

Es un cultivo que no presenta latencia seminal, aunque en ocasiones se observa una tardanza mayor de lo normal en su germinación tras su siembra. Parece ser que esta tardanza varía con las condiciones ambientales de temperatura y humedad, de la variedad elegida y de la edad del fruto del que se han tomado las semillas, así como las condiciones de almacenamiento de las semillas.

Puede que no sean capaces de germinar si se extraen cuando el fruto no ha alcanzado todavía una maduración avanzada.

Ciclo de vida, y velocidad de crecimiento del ají

El ciclo vegetativo de esta planta depende de las variedades, de la temperatura en las diferentes épocas (germinación, floración, maduración), de la duración del día y de la intensidad luminosa. El ají necesita una temperatura media diaria de 24°C. Debajo de 15° C el crecimiento es malo y con 10°C el desarrollo del cultivo se paraliza. Con temperaturas superiores a los 35°C la fructificación es muy débil o nula, sobre todo si el aire es seco.

Temperatura media diaria24°CCrecimiento nulo<10°C

nula> 35°C

Taxonomía y requerimientos edafoclimáticos del cultivo de ají

La clasificación de los Capsicum cultivados es difícil debido a la falta de características distintivas entre ciertas especies.

CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA

ReinoPlantaeDivisiónSpermatofitaClaseDicotiledoneaeOrdenSolanalesFamiliaSolanaceaeGeneroCapsicumEspecies domesticadasCapsicum annuum

C. chinense

C. baccatum

C. frutescens

C. pubescens

Fuente: López (1977) citado por Palacios y García (2008)

El género Capsicum está conformado por 25 especies, de las cuales 5 son domésticas, con base en sus características morfológicas estas son: Capsicum annuum L.; Capsicum frutescens L.; Capsicum baccatum L.; Capsicum chinense Jacq. y Capsicum pubescens R y P., su domesticación se remonta desde épocas prehispánicas en Centro y Sudamérica. Estas variedades pueden ser picantes y no picantes.

No obstante, la especie Capsicum annuum, es la más conocida, extendida y cultivada, con innumerables formas, tamaños, colores y sabores de sus frutos. Es una planta muy utilizada como condimento, colorante, saborizante, acompañante y como ingrediente protagónico en distintos platos alrededor del mundo.

La parte que se utiliza de este cultivo son los frutos cuyos colores más comunes son el verde, amarillo y rojo, por lo que no es fácil tener un catálogo único de cada una de ellas. Científicamente hay 5 especies domesticadas y clasificadas, según Cei-RD (2018) estas son:

Capsicum annuum, que incluye muchas cultivares comunes como la cayena, el chile de árbol, el chiltepín, el húngaro de cera, el jalapeño, paprika, pimiento y el morrón.

Aji capsicum annuum

Capsicum chinense, que incluye, ají limo, ají dulce, el bonete escocés, el dátil, el habanero.

Aji capsicum chinense
Capsicum baccatum, que incluye el ají escabeche o amarillo sudamericano.

READ  Como sembrar cerezas: cuidados, consejos y cosecha

Aji capsicum baccatum

Capsicum frutescens, que incluye la malagueta, el ojo de pájaro y el tabasco.

Aji capsicum frutescens

Capsicum pubescens, que incluye los ajíes locotos o rocotos sudamericanos y el manzano cultivado en México.

Aji capsicum pubescens

Aunque solamente hay unas pocas especies usadas comúnmente, existen muchos más cultivares y métodos de preparación de ajíes con una multitud de nombres locales diferentes según sus usos culinarios, sus formas, colores, grados de picante, etc. Por ejemplo, los morrones verdes y rojos son el mismo cultivar de la especie Capsicum annuum, siendo la variedad verde los frutos inmaduros.

Parámetros de adaptación

Requerimientos edafoclimáticos del cultivo de ají

cultivo de ají

El cultivo de ají, debe contar con las condiciones agroecológicas requeridas por el mismo, para que este exprese su máximo potencial en crecimiento, desarrollo y producción (Rodríguez, 2010).

El manejo de los factores edafoclimáticos, es fundamental para el correcto seguimiento del cultivo. Es una planta que no soporta heladas ya que exige un clima cálido o templado. Por esta razón, en otoño e invierno sólo es posible cultivarlo en invernadero. La temperatura mínima para germinar y crecer es de 15ºC mientras que para florecer y fructificar es de 18ºC. Las temperaturas óptimas oscilan entre los 20 y 30ºC.

Las bajas temperaturas también inducen la formación de frutos de menor tamaño los cuales pueden presentar deformaciones, reducen la viabilidad del polen y favorecen la formación de frutos partenocárpicos. Las altas temperaturas provocan la caída de flores y frutitos. Los saltos térmicos que se producen entre el día y la noche (diferencia de temperatura entre la máxima diurna y la mínima nocturna) ocasionan desequilibrios vegetativos.

Es una planta muy exigente en cuanto a luminosidad, sobre todo en los primeros estadios de desarrollo y también en floración. La humedad relativa del aire óptima oscila entre el 50-70%. Si la humedad es más elevada, origina el desarrollo de enfermedades en las partes aéreas de la planta, y dificulta la fecundación. Por el contrario, si la humedad es demasiado baja y con altas temperaturas, se produce la caída de flores y frutos recién cuajados.

Para el buen desarrollo el cultivo requiere de suelos profundos, de 30 a 60 centímetros de profundidad, sueltos, ricos y con buen drenaje. El cultivo de ají se adapta a numerosos suelos siempre que estén bien drenados, ya que es una planta muy sensible a la asfixia radical. Prefiere los suelos profundos ricos en materia orgánica, sueltos, bien aireados y permeables.

Se adapta y desarrolla en suelos con pH desde 6.5 a 7.0 aunque hay que considerar que en suelos con pH de 5.5 hay necesidad de hacer enmiendas. Por abajo o arriba de los valores indicados no es recomendable su siembra porque afecta la disponibilidad de los nutrientes.

Siendo los suelos más adecuados para el cultivo del ají o pimiento franco-arenosos, profundos, ricos, con un contenido en materia orgánica del 3-4% y principalmente bien drenados. Es una especie de moderada tolerancia a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego.

ADAPTABILIDAD Y RANGO DE ADAPTACIÓN

Altitud0 hasta 2500

Rango óptimo600

Temperatura25-30° CPendiente0-4 %

50- 70%

Suelo6,5 – 7°

SueloFranco arenoso

Requiere mucha luminosidadPrecipitación500 a 600 mmPueden varias según la variedad.
Fuente:
Orellana, (2001); Jaramillo (2002) citados por Hernández (2017)


Siembra y disfruta de pimientos en casa


En este vídeo podrás ver la extracción de las semillas de un pimiento,siembra y la cosecha del mismo.

Hãy bình luận đầu tiên

Để lại một phản hồi

Thư điện tử của bạn sẽ không được hiện thị công khai.


*