¿cuáles son los cuidados de la planta mala madre?

La mala madre es una planta pequeña

La planta mala madre es una de las que más decoran las casas de nuestros mayores, y esto es así por un motivo muy importante: es muy, muy fácil de cuidar. Con un poco de agua y luz vive varios años en casa, e incluso lo puede hacer fuera de ella si el clima no es muy frío.

Por este motivo, si no tienes mucha experiencia con las plantas o te gustaría empezar con buen pie, la planta mala madre es tu mejor opción, ya que además te vamos a contar todo lo que debes de hacer para mantenerla perfecta.

Datos generales de la mala madre

La planta mala madre es herbácea

Lo primero que tienes que saber, es que se trata de una planta cuyo nombre científico es Chlorophytum y de manera común se le conoce como mala madre o cinta en algunas partes del mundo por el aspecto que tiene las hojas de esta planta.

En cuanto a los datos que identifican a esta especie, encontramos que pertenece al reino de las Plantae y se encuentra dentro de la familia Asparagaceae. Cabe mencionar que de este género de plantas hay muchas variantes, pero la gran mayoría presenta la misma particularidad en sus hojas al ser alargadas.

Por otra parte es importante mencionar que sepas que se trata de una planta cuyo origen es en el África meridional y actualmente ha logrado tener una expansión a nivel mundial, por lo que no es raro encontrarlas en Estados Unidos, Europa e incluso en América Latina.

De hecho, es en América Latina donde su popularidad en los hogares es más grande que en cualquier otra parte del mundo.

Identificar que se trata de una mala madre es bastante sencillo gracias a que posee hojas sumamente largas y finas. Estas tienden a arquearse y a menudo, suelen tener una especie de franja blanca amarillenta justo en el medio de principio a fin.

Principales especies conocidas

Actualmente se cuenta con alrededor de 250 especies diferentes de Chlorophytum. Pero entre todas ellas, las que más destacan son las siguientes que mencionaremos.

Chlorophytum comosum

También se le conoce por el nombre de Chlorophytum capense. Se trata de una variación cuyas hojas logran alcanzar un largo de hasta 30 cm. Estos por lo general suelen desarrollarse en forma de rosetas con hojas, lo cual se termina de dar la forma característica a la planta.

Un dato curioso de esta especie es que una vez llega a producir flores de color blanco, al cabo de un tiempo a esta se le van cayendo los pétalos. Lo que no sabes es que cuando esto sucede y cae justo en la tierra, esto provocará que se creen nuevas y pequeñas plántulas que serán y pueden ser usadas para multiplicar a la planta con mayor facilidad.

READ  Cómo plantar hortensias

¿Quieres una? Cómprala aquí.

Chlorophytum laxum

Esta especie tiene su origen en dos partes del mundo, la primera de ellas es en Ghana y la otra en Nigeria Septentrional. Se trata de una planta cuyas dimensiones son mucho más pequeñas que cualquier otra variación de esta especie y el color de las hojas tiene una tonalidad verde brillante, aunque sigue manteniendo ese color blanquecino en los bordes.

Chlorophytum undulatum

Esta es una de las variantes que se originó en el sur de África y que ha logrado alcanzar más territorio del que se cree en otras partes del mundo. En este caso, se trata de una especie cuyas hojas son más estrechas y duras.

Y en cuanto a las flores se refiere, estas se desarrollan como si fueran espigas y también mantienen el color blanco como en las otras variaciones, sin embargo, pueden adquirir un color rojo oscuro en algunas ocasiones.

Cuidados generales

Las flores de la mala madre son blancas

Riégala a menudo… pero sin pasarte

La planta mala madre es una de esas plantas que, si bien hay que regar de manera regular para evitar que se seque, no tolera el encharcamiento. De hecho, es frecuente que muera por exceso de agua, ya que además como se le suele poner un plato debajo, las raíces quedan en contacto directo con el preciado elemento, lo cual le hará mucho daño.

Por eso, es necesario regar unas 3-4 veces por semana durante los meses más cálidos y cada 5 o 6 días el resto del año, y siempre teniendo en cuenta que se le quita el agua del plato a los diez minutos de haber regado.

Abónala mientras crece

Todas las plantas necesitan ‘comida’ mientras están creciendo, incluyendo nuestra protagonista. Aunque puede vivir relativamente bien solo con los nutrientes del sustrato, lo hará mucho más y mejor si se la abona en primavera y verano.

Por este motivo es muy recomendable utilizar un abono orgánico que sea de rápida eficacia, como el guano en forma líquida que puedes comprar aquí. Siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto, conseguirás tener una planta preciosa y muy sana.

Cámbiala de maceta

Si bien es en lo último en lo que nos solemos acordar, es muy importante hacerlo. La planta mala madre es verdad que es pequeña y que no ocupa demasiado espacio, pero con el paso del tiempo su sistema radicular va llenando toda la maceta, gastando así todos los nutrientes que hay en ella hasta que llega un momento en el que el crecimiento se detiene.

Para evitar esto, se debe de trasplantar al menos cada 3 primaveras.

¿Se debe podar o no la mala madre?

Quizás sientas la necesidad de podar la planta cuando ya ha alcanzado un tamaño considerable. Sin embargo, esta es una de esas especies que no requiere poda ni lo debes hacer.

READ  Características, hábitat, origen, reproducción, usos

Solo basta con esperar a que sus hojas se vayan secando por sí solas y luego tan sólo hay que retirarlas con mucho cuidado y sin dañarlas. Es más, esto último que te acabamos de mencionar es de suma importancia que lo hagas, puesto que de no hacerlo, la planta comenzará a atraer plagas y enfermedades que la dañan rápidamente.

Multiplicación

Lo bueno de esta especie es que se puede multiplicar de distintas maneras, bien puedes optar por la multiplicación por semillas o mediante un enraizamiento de partes de la planta. Es más, este último método es el más utilizado, pero lo que pocos saben de esta planta es que tiene una forma de multiplicación adicional el cual es por división.

Multiplicación por hojas

Para optar por este tipo de multiplicación, se tiene que utilizar las hojas de la mala madre que se desarrollan justo en el centro de la roseta. Es fácil identificarlas porque tiende a poseer un tallo bastante carnoso y de color blanco.

En el caso de utilizar este método, que sepas que basta con que cortes los tallos y luego los plantes en una maceta aparte, o incluso en el mismo suelo directamente. Eso sí, se tiene que colocar en un lugar donde le pegue bastante sombra y hasta que la planta se haya desarrollado lo suficiente como para cambiarla de lugar.

Multiplicación por división

Este es un método que en esencia es bastante sencillo de utilizar. Lo bueno es que la planta en sí tiende a crecer bastante rápido y utilizar este método resulta la opción más viable para muchos.

Lo único que tienes que hacer es tomar la planta con cuidado y sacarla de la maceta o extraerla del suelo si es que la tienes en dicho lugar. Luego y con mucho cuidado, la vas separando hasta que tengas dos mitades de una misma planta. Puedes proceder a plantarlas en macetas separadas o no. Ya queda a tu libre elección.

Multiplicación por semillas

Esto ya no es ninguna novedad para nadie, puesto que es un método conocido por todos en cualquier parte del mundo. Sin embargo, si vas a optar por este método, que sepas que tienes que hacerlo solo a inicios de primavera.

La mala madre o cinta es de rápido crecimiento

Que disfrutes de tu cinta.


TIPOS DE PLANTAS MALA MADRE cuido y reproducción


MalaMadre TipodDeMalaMadre
tipos de plantas mala madre,
TIPOS DE MALA MADRE cuidos y reproducción, tipos de mala madre, Los tipos de mala madre, mala madre, tipos de malamadre
en este video les muestro 3 tipos de calanchoe comúnmente conocida como mala madre hayas variedades aparte de las que salen en el vídeo