Indica vs. sativa vs. híbrida ¿cuál es la diferencia?

Existen varias diferencias entre sativa e índica, las especies más conocidas de nuestra querida planta de marihuana.

El cannabis se puede subdividir en dos subespecies principales, llamadas sativa e índica. Entre ellas hay notables diferencias, algunas podemos verlas a simple vista.

¿Qué representan sativa e índica?

Sativa o cannabis sativa L es una especia de planta de marihuana. La misma pertenece a la familia de plantas conocidas como canabaceae, que incluye el lúpulo y almeces, entre otras.

Las variedades sativa son de origen tropical y se pueden encontrar en países como Colombia, México, Tailandia y varios países africanos.

En cambio, las índica se originan en lugares donde hay más altitud geográfica. Se pueden encontrar en mayor medida, en países conocidos por su producción de hachís.

Países como Marruecos, Afganistán, Nepal y Turquía son cuna especial para esta especie. Otra de las diferencias entre sativa e índica, es que la segunda tiende a ser una planta más corta y mucho más tupida.

Esta es la diferencia más notable que podemos encontrar a simple vista. Asimismo, observando las hojas también podemos determinar si nuestra planta es sativa o índica.

Las hojas de una planta sativa tienden a ser alargadas, con folíolos estirados, elegantes, como la mano de una dama envuelta en un terso guante verde claro.

Las índicas, en tanto, se asemejan más a la mano de un transportista, ahora vestido de verde oscuro y más intenso. En ella los folíolos son gruesos, gordos, por lo cual generan más sombra.

Sin embargo, existen otras subespecies de plantas, las cuales se determinan cómo híbridos. Mas similares a la sativa en aspecto.

Para no generar confusión, y que puedas diferenciar cada especie vamos a contarte las 5 diferencias entre sativa e índica más importantes.

LAS 5 DIFERENCIAS ENTRE SATIVA E INDICA

  • El tamaño, otra de las diferencias entre sativa e índica.

Como mencionamos anteriormente, un contraste considerable entre ambas especies es el tamaño. Esta característica es, a grandes rasgos, la más fácil para detectar siendo amateurs.

Por empezar, las plantas índicas son más cortas, mas “petisas”, por lo tanto son ideales para los cultivos de interior. Lucen frondosas, cuentan con tallos gruesos y bastantes ramificaciones. Asimismo, sus hojas son gruesas y en general adoptan un color verde oscuro.

Las sativas, en cambio, tienden a ser plantas más altas, con tallos más finos, hojas más delgadas y de un color verde claro. Además, tienen espacios internodales más largos y menos ramificaciones.

Si la planta recibe los cuidados adecuados y una buena hidratación, puede alcanzar una altura de más de tres metros.

Son propensas a crecer más si se plantan directamente a tierra o en macetas de exterior. Por eso, son las plantas ideales y elegidas para cultivo outdoor.

  • El efecto, otra de las diferencias entre sativa e índica.

Según aficionados y precursores de la causa cannábica, no hay nada mejor que un colocón de sativa. Cuando le damos una pitada a un porro de sativa, tendemos a ponernos más activos.

Nuestros sentidos se encienden, nos ponemos charlatanes. Es como un plus de energía. En consecuencia, suelen caer bien a tímidos, ya que produce ganas de interactuar.

Además, aumenta nuestra percepción, acentuando nuestros sentidos y disfrutamos más la música, los colores, los sonidos como también, nuestra creatividad y pensamientos, los cuales se expanden.

Sin embargo, la sativa se utiliza para aliviar el estrés, la ansiedad, la depresión, como también para aumentar el apetito. Expertos, comparan la sativa con un buen vino. Mientras más añejo, mejor.

Ya que con los años no solo mejora su sabor, sino también su efecto. Y en eso no hay diferencias entre sativa e índica.

MÁS DIFERENCIAS ENTRE SATIVA E ÍNDICA

Las sativas que son curadas más de 24 meses, tienen un subidón sin tope. Es decir que con cada nueva pitada consigues subir más y más alto.

En cambio su especie hermana, la índica, producen un efecto más relajante. Si quieres echarte en el sillón, estar más introspectivo, desconectarte de una jornada dura de trabajo, fumar un porro de índica es la mejor opción.

Al contrario de lo que sucede con la sativa, no recomendamos esta opción para quienes les cueste socializar, ya que el colocón de la índica tiende a ponernos más reflexivos.

En caso de que su uso sea con un fin social y recreativo, siempre se recomienda un porro con mayor porcentaje de sativa. La índica, también actúa como un gran relajante muscular y además mental.

Como consecuencia, es muy efectiva para tratar el insomnio, la tensión y contracturas. Está comprobado que la índica tiene un efecto analgésico mas fuerte cuando se trata de cannabis medicinal.

Por lo general las sativas tienen mayor cantidad de THC en comparación al CBD.

READ  Orquídeas terrestres: tipos, especies y cultivo (con fotos)

Por eso, siempre es bueno tener de ambas en casa y elegir cuál consumir ya conociendo las diferencias entre sativa e índica.

  • El sabor, otra de las diferencias entre sativa e índica.

Hay innumerables variables cuando pensamos en el sabor de la marihuana.

El abanico es amplio y podemos encontrar desde sabor a frutas hasta sabor a queso. Todo dependerá de la cepa que elijamos al momento de cultivar nuestra planta.

Las sativas son conocidas por su sabor picante y terroso, esto se debe a sus terpenos que le brinda aroma cítrico. En cambio las índicas, tienden a tener un sabor más liviano y afrutado.

Todo dependerá de la cepa específica y de los terpenos que la compongan.

  • La época de floración, otra de las diferencias entre sativa e índica.

Las sativas tienen la característica de floración larga, es decir, que demora en completar su ciclo de floración.

Hay plantas que pueden demorar hasta más de 20 semanas. Sin embargo, con las sativas siempre se pueden cambiar el periodo para acelerar las cosas en las últimas semanas.

Las índicas tienen un tiempo de floración más corto, más rápido. Hay índicas que en unos 44 días ya cumplen su ciclo.

Sin embargo, por lo general, las Indicas demoran entre ocho y 10 semanas. Con adición de dióxido de carbono por lo general terminará una semana antes.

El ciclo de floración dependerá también de la zona climática donde nos encontremos. No es lo mismo cultivar indoor que outdoor. Cada clima, lugar o circunstancia modificara significativamente el tiempo de floración.

  • El rendimiento, otra de las diferencias entre sativa e índica.

En términos generales, las índicas tienden a tener un mayor rendimiento que sus hermanas sativas. Como mencionamos más arriba, las índicas tienden a ser mas frondosas y con mayor ramificaciones.

Sin embargo, hay excepciones. Lo más normal es que las variedades índicas sean mucho más productivas que las sativas, pero hay casos de sativas brutalmente rendidoras.

Cada planta tiene su proceso, y la cantidad de cogollos cosechados tendrá que ver con los cuidados que le brindemos. En la actualidad hay muchos suplementos que podemos adherir en el riego de la planta. Los mismos, ayudan al crecimiento como también en fortalecerla.

Una planta bien nutrida, brindara una cosecha para satisfacernos varias semanas.

Ya sea que elijas tu planta de marihuana en base a la especie o una cepa especifica, o simplemente seas un amateur que se inicia en este camino de cultivo cannábico, siempre es bueno saber sus características para garantizar un buen viaje.

Resumiendo y añadiendo mas diferencias

Hemos comentado que las variedades indicas tienden a tener efectos más relajantes y su consumo para la noche o descanso parece ser más acertado. Por el contrario, las variedades sativas son más eufóricas y agudizan más la creatividad.

Algunos efectos se encuentran en las dos variedades, aunque lo general es que los efectos sean específicos de cada variedad. También en su cultivo tienen algunas diferencia. Por ejemplo en su cosecha las variedades sativas tardan más que las variedades indicas que florecen más temprano.

Las características más significativas serían:

Las variedades indicas

  • Los efectos suelen ser más físicos, relajantes (varía mucho de variedad a variedad)
  • Las indicas por lo general tienen niveles más altos de CBD (1-2%)
  • Las flores o cogollos generalmente son más densos y compactos
  • La altura de estas plantas es mas bajo y tienen más forma de arbusto
  • Indicas poseen un estiramiento menor en relación con las sativas, durante el comienzo de la floración
  • Son más resistentes al frío
  • Por lo general no les gustan las temperaturas muy altas
  • Más indicada para el cultivo de interiores

La variedades sativas

  • Sus efectos suelen ser más mentales, algunas variedades te activan, otras agudizan la creatividad, otras aumentan el “colocón”
  • Las salivas generalmente tienen niveles más bajos de CBD (-1%) y más THC
  • Las flores o cogollos suelen ser menos densos. La cosecha final generalmente es de flores alargadas.
  • Suele tener un crecimiento más avanzado, con tallos más largos.
  • Puede doblar su tamaño durante el crecimiento
  • No son buenas amigas del frío o ambientes frescos
  • Sin embargo son más resistentes al calor
  • La cosecha suele ser mayor
  • También son mas indicadas para el cultivo de exterior

Hoy en día, es más difícil encontrar variedades puras de indica o sativa, las híbridas son más comunes y poseen características más particulares de una u otra.

Si uno tiene un espacio pequeño y puede ser un problema la altura de las planta, el cultivo de una variedad sativa no sería la mejor opción. Por el contrario, las indicas tienden a ser más bajas y rechonchas y son más indicadas para el cultivo de interior.

READ  Árbol de laurel, características, formas de cultivo

Concluyendo

El cannabis es una planta herbácea de la familia de las cannabáceas.

La marihuana y el cáñamo son la misma planta, la “cannabis sativa”, y de la cual podemos encontrar múltiples variedades. La diferencia estriba tanto en el tamaño de la planta, el número de sus cogollos, la forma de las hojas, aroma, etc.; además de la cantidad de resina y su contenido de THC (tetrahidrocanabinol) que es la sustancia psicotrópica presente en ella.

Desde el punto de vista científico (y legal), todo el cannabis es Cannabis sativa L.

En la práctica, indica y sativa son los nombres usados para distinguir cada uno de los extremos de la gama del cannabis. Hay una multitud de patrones de crecimiento, cualidades y efectos diferentes dentro de esta gama, muchos de los cuales son el resultado de la sorprendente capacidad de adaptación a su entorno del cannabis. Genéticamente, y en términos de cruce entre razas, todo el cannabis pertenece a la misma familia.

Indica

La mayoría de las variedades indica provienen del sur de Asia y del sub-continente Indio (Afganistán, Pakistán, India, Tíbet, Nepal, etc.).

Las indicas son compactas y fuertes, con cogollos densos, pesados y fragantes. Los cogollos de indica tienden a crecer en racimos, con espacios variables (conocidos como ‘espacios internodulares’) entre cada racimo.

Sabemos que las indicas son las variedades de floración más rápida, generalmente con un tiempo de floración de 6 a 9 semanas.

Una vez comenzada la floración, las indicas no tienden a ganar altura rápidamente. De una indica se puede esperar un aumento del crecimiento vegetativo de entre el 50 y el 100% al finalizar el período de floración.

El efecto que provoca una indica está comúnmente clasificado como un ‘dejarte de piedra’, lo que significa que está más centrado en el cuerpo. Puede intensificar sensaciones físicas como el gusto, el tacto y el sonido. Tiene un efecto relajante – mental y físico – y puede resultar soporífica en dosis más altas.

Sativa

Generalmente, las sativas provienen de las zonas ecuatoriales – Tailandia, Camboya, Jamaica, México, etc.

En las mismas condiciones, las sativas crecen más que las indicas. Los cogollos de sativa tienden a crecer más que los de las indicas, ya que se desarrollan a lo largo del tallo en lugar de agruparse alrededor de los internódulos. Sin embargo, una vez secos suelen pesar menos que los de indica, debido a su menor densidad. Los cogollos de sativa también suelen tener un olor menos fuerte que el de los cogollos de las indicas, tanto en la planta como secos.

Las sativas necesitan más tiempo para florecer. Por lo general, culminarán su floración entre 9 y 12 semanas; sin embargo, necesitarán menos tiempo vegetativo ANTES de florecer que las indicas. Por lo tanto, el tiempo total necesario para las sativas es aproximadamente el mismo que para las indicas (y a veces menos, en términos de ‘horas de luz’).

Las sativas suelen continuar ganando altura al tiempo que florecen, ganando a menudo 200%, 300% o más de su altura vegetativa mientras florecen. Esto se debe a que en la zona ecuatorial no hay tanta diferencia entre las horas de luz diurna en invierno y en verano.

Por lo tanto, en su entorno nativo, las sativas crecerán y florecerán al mismo tiempo. Esta es la razón por la cual los cultivadores de interior no deben permitir demasiado crecimiento vegetativo a una sativa antes de inducir la floración. Si son cultivadas a partir de clones, muchas variedades de sativa pueden florecer tan pronto como el clon eche raíces.

A pesar de su menor peso y de un tiempo potencial de floración más largo, las sativas son muy apreciadas por muchos cultivadores por su efecto ‘euforizante’, de ‘subida’; una subida que se puede caracterizar como cerebral, energética, creativa, risueña y hasta psicodélica. Es menos impactante que el efecto ‘de dejarte de piedra’ de la indica, y es menos probable que envíe a dormir al consumidor.

Ahora ya conoces las diferencias entre sativa e indica


Sativa – Indica – Híbridas ¿Cuál es la diferencia?


Primer canal educativo en español sobre el cannabis medicinal.
Hoy explicamos las diferencias entre las plantas sativas, híbridas e índicas.
Pendientes todos los martes y jueves para los nuevos episodios.

📍Cannabis for educational purposes only | +21 | MMJ Puerto Rico ⁣| Not for sale on this account⁣⁣⁣
Moderadora: Andrea Pérez
Dirección: Gabriela D. Rodríguez
Filmografía y Edición: Javier Cuevas
Sonido: Karla Alverio
Arte: Mónica Colón
Nada para venta. Solo para motivos educacionales.
Sólo para mayores de 21 años de edad.