Cuántos tipos de abonos hay y cuáles son

El abono es un componente fundamental del cultivo y crecimiento de las plantas; se trata de fertilizantes que contienen los nutrientes que las plantas o los suelos necesitan para desarrollarse y ser más productivos, respectivamente. Para escoger el más adecuado, es necesario considerar las características del cultivo y el suelo para proveer los nutrientes que sean necesarios para su desarrollo. En la actualidad, existen muchos tipos de abonos diferentes que se dividen en dos grandes tipos: orgánicos e inorgánicos. ¿Cuántos tipos de abonos hay y cuáles son?

Tipos de abono

Los abonos se clasifican según su origen y pueden ser orgánicos e inorgánicos. Los abonos orgánicos son aquellos que se producen con elementos naturales, mientras que los inorgánicos no contienen materia orgánica, sino que se elaboran en laboratorios a partir de sustancias químicas. Dentro de los tipos de fertilizantes inorgánicos podemos encontrar:

  • Fertilizantes organominerales
  • Abonos foliares
  • Fertilizantes de lenta liberación
  • Fertilizantes minerales

Por su parte, dentro de los abonos orgánicos encontramos:

  • Abono ecológico
  • Estiércol
  • Guano
  • Compost
  • Turba
  • Extractos húmicos

Desde luego, estas opciones son mucho convenientes ya que solo se componen de materia orgánica y se preparan únicamente con elementos naturales.

Ventajas de utilizar abonos orgánicos

También denominados abonos bio, los fertilizantes orgánicos se elaboran utilizando residuos de origen vegetal, como hojas, ramas y restos de las cosechas, de origen animal, como estiércol y orina, y otros residuos a partir de los cuales las plantas y el suelo puedan extraer los nutrientes necesarios para su desarrollo. Los abonos bio u orgánicos actuales son buenos para el medio ambiente y los suelos donde se usan ya que contribuyen a promover actividades sostenibles. Esto quiere decir que no se destruye ni se daña el medioambiente a través de su elaboración y su uso no produce ningún impacto negativo en la naturaleza.

READ  Cuándo, dónde y cómo sembrar calabazas en tu huerto en [12 pasos]

Las principales ventajas de utilizar abonos orgánicos son las siguientes:

  • No perjudican al medioambiente: Al no contener ningún agregado químico, los abonos orgánicos ofrecen una forma natural de fertilizar el entorno. Las plantas están adaptadas a los materiales orgánicos y, por lo tanto, podrán aprovechar mejor sus nutrientes sin que se provoquen daños en la naturaleza. A diferencia de lo que sucede con los fertilizantes inorgánicos, los abonos bio no presentan sustancias tóxicas para el suelo o la biodiversidad.
  • Promueven la biodiversidad: La materia orgánica fomenta el desarrollo de organismos que prosperan en suelos ricos en nutrientes.
  • Pueden utilizarse para proteger el suelo: Si se coloca una capa de abono orgánico sobre el suelo esta limitará el crecimiento de la mala hierba. Además, esto ayudará a que el suelo retenga la humedad y que su temperatura aumente durante los días soleados.
  • Suministran nutrientes a largo plazo: Muchos microorganismos se alimentan de ellos y sintetizan los nutrientes de modo que las plantas puedan absorberlos sin inconvenientes durante un período prolongado.

El abono mejora el suelo y promueve el desarrollo de las plantas. Si bien existen dos tipos en los que se clasifican los fertilizantes, los abonos orgánicos e inorgánicos, es el primer tipo el que más ventajas presenta ya que contribuye a cuidar el medioambiente promoviendo un entorno sostenible.


abonos. tipos de abonos. todo sobre los abonos.


en este video veremos sobre. abonos. tipos de abonos. todo sobre los abonos. abono organico. abono inorganico. abonos quimicos
abonos
tiposdeabonos
todosobrelosabonos